¿Sabías Qué...?

A la hora de evaluar y tratar a un paciente con una discapacidad intelectual, autismo o parálisis cerebral del que se sospeche o se tenga la certeza de que tiene una infección por coronavirus se deberán tener en cuenta los siguientes puntos:

Tenga en cuenta el “efecto eclipsador de la discapacidad”: esto ocurre cuando síntomas asociados a un estado de mala salud física son atribuidos erróneamente a un trastorno mental, problema de salud o de comportamiento o es considerado inherente a la discapacidad intelectual o del desarrollo. Estas personas tienen las mismas enfermedades que el resto de la población, pero la forma en que responden o comunican sus síntomas puede ser diferente y no tan obvia. Sus manifestaciones clínicas debidas a una infección por coronavirus pueden ser o expresarse de manera diferente a lo que lo harían las personas sin estas discapacidades. Preste atención a la información relevante de la persona: algunas personas con discapacidad intelectual, autismo o parálisis cerebral pueden llevar consigo documentación en la que se da información sobre quién es la persona, sus necesidades de salud, su método preferido de comunicación y otras preferencias. Pregúntele a la persona o a su acompañante si tienen uno de estos documentos.

Escuche a los familiares / cuidadores: Ellos conocen a la persona enferma y saben qué medidas se deberán tener en cuenta para cuidarla, esto será especialmente relevante si no pueden estar a su lado durante el proceso de hospitalización. Escúchelos tanto a ellos como a la persona enferma. Sus testimonios ayudarán a configurar un primer estado de la situación clínica del paciente, sobre la presencia de otras comorbilidades y sobre la medicación que pueda estar tomando. Ellos también saben si el comportamiento actual de la persona difiere del habitual, lo cual puede servir como indicación de que el paciente no está bien. La familia o el cuidador también pueden tener videos cortos de la persona para darle una idea de su conducta habitual. 

Comuníquese de forma que la persona le comprenda: Use un lenguaje simple y claro, evitando términos médicos y "jerga" siempre que sea posible, hable de manera pausada pero sin exagerar, diríjase a la persona cuando hable con ella y no a su familiar o cuidador. Puede que algunas personas no tengan comunicación verbal y no puedan explicarle como se sienten. Consulte a la persona, a su familiar o cuidador por su modo habitual de comunicación. Las imágenes pueden ser una forma útil de comunicarse con algunas personas, pero no con todas.

Ofrezca un trato adecuado a la persona: Trate a la persona de acuerdo a su edad cronológica. Puede necesitar que le dedique un poco más de tiempo. Explíquele de manera anticipada los pasos a seguir, las pruebas que se le deban practicar, el tratamiento que va a necesitar, etc. Todo ello dará seguridad y tranquilidad a la persona. Permita que esté acompañada por un familiar o profesional de apoyo, puede disminuir posibles problemas de conducta y ayudar a la persona a comprender la situación.

Esta información se obtuvo de la asociación Española Plena Inclusión, A.C.

¡Nos encantaría saber de ti!

Calle Zaragoza #280 | 44100 | Guadalajara 

Tel: 36132910 | contacto@faeeac.org

HORARIO DE ATENCIÓN

Lunes-Viernes 8:30am - 5:00pm

​Sábado-Domingo Cerrado

DIRECCIÓN

Calle Zaragoza 280, 44100

Guadalajara, Jal.

Correo: contacto@faeeac.org 

Síguenos en nuestras Redes Sociales

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • LinkedIn - Círculo Negro
  • YouTube